Sobreviviente de accidente aéreo en Popayán habla un año después del siniestro

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

La casa donde cayó la aeronave sigue sin ser habitada porque la aerolínea no ha respondido.

Se cumplió un año del accidente de una avioneta que dejó siete víctimas mortales en la ciudad de Popayán. En el mes de septiembre de 2019, la aeronave de la empresa Transpacífico, con nueve pasajeros, cayó sobre una vivienda del barrio Junín, muy cerca del aeropuerto, poco después de despegar. 

“Cuando abordé me di cuenta que la avioneta estaba mal; yo me senté en la parte de atrás del piloto y copiloto y, en medio de ellos dos, había un orificio más o menos de unos 20 centímetros, se miraba el piso abajo, la pista”, relata Jimmy Muñoz, quien junto a Jairo Elías Pineda, contratistas de la Gobernación del Cauca, fueron los dos únicos sobrevivientes del siniestro.

Jimmy camina entre las ruinas de las vivienda conde cayó la avioneta, mientras recuerda cómo terminó siendo el último en abordar la aeronave. 

“Por qué me senté en esa silla?, fue la última silla que dejaron. Minutos antes del despegue, mi hija me quería ver y me la llevaron al aeropuerto, no se quería despegar de mi. Cuando ya me llamaron y cuando subo, estaba Jairo Elías, mi compañero, el otro sobreviviente. Él estaba en la cola, en la parte de atrás relajado, sentado; yo empecé a correrme y todos los puestos estaban ocupados, me terminé sentando en la única silla libre”, relató.  

La avioneta que tenía como destino el municipio de López de Micay (Costa Pacífica del Cauca), no duro más de dos minutos en el aire y terminó impactando sobre una vivienda, que un año después de los hechos sigue en ruinas.

En la casa ese día estaba Juan David, un niño de 10 años que también se salvó de morir; en su habitación quedó el motor de la aeronave. 

“Él lo único que dice es que escuchó un ruido muy duro, alcanzó a salir porque estaba en el cuarto y corrió hasta la sala cuando cae la avioneta sobre el escritorio en el que estaba haciendo las tareas”, nos cuenta Carlos Astaiza, padre del niño y propietario de la vivienda que perdió desde ese día.

La casa de Carlos sigue en ruinas, debido a que la empresa Transpacífico no ha respondido. Asegura que aunque la tuviera, su hijo no quiere volver a ese lugar.  

Las explicaciones de lo que pasó no han sido entregadas de una manera clara, por parte de las autoridades competentes. Fueron varias las irregularidades en el registro del peso y la falta de control, pero aún así despegó la avioneta.

Jimmy se encuentra recuperándose física y psicológicamente. Las consecuencias son varias y dolorosas. Por su parte Jairo, el otro sobreviviente, tiene múltiples afectaciones que le impiden su movilidad y valerse por sí mismo, pero ha mostrado mejorías.  Mientras tanto, siete familias siguen llorando desde hace un año a sus seres queridos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Le puede interesar...

Síguenos

Categorias

Video