Presidente Duque privilegia la confianza y el guiño a los Char sobre la experiencia en MinTic

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Con la llegada de Karen Abudinen al Ministerio TIC en reemplazo de la saliente Silvia Constaín, el presidente Iván Duque pone a una de las mujeres más poderosas de Palacio y de su confianza a cargo de la cartera encargada de su bandera de modernización tecnológica del país; y manda un guiño a la bancada costeña, especialmente a la poderosa casa Char de Barranquilla, a la que el Presidente se ha ido acercando desde el año pasado y que son de la entraña de la nueva Ministra.

Pero la falta de experiencia de Abudinen en una cartera donde se requiere un conocimiento muy específico puede complicar las apuestas modernizadoras del Presidente, teniendo en cuenta que están en entredicho dos de los retos de ese Ministerio: el dominio .co cuya firma de contrato está en veremos y la polémica subasta del espectro electromagnético de los operadores de celular, ambos en la mira de la Procuraduría.

La apuesta política

La salida de la ministra Constain era un rumor en el sector TIC desde inicios de año. Arrancando esta semana se hizo efectiva, luego de aceptar un alto cargo en una multinacional gringa que hará el anuncio la próxima semana. Duque aceptó la renuncia el martes en la noche y solo horas antes de hacer el anuncio, Constain supo quién era su reemplazo.

Con este nombramiento, Duque continúa cambiando el perfil de sus ministros que arrancó este año, al posesionar a personas con nexos y experiencia en lo político, con la esperanza de ganar así gobernabilidad en el Congreso, tras el fracaso de su primera agenda legislativa.

Así ocurrió con los nombramientos de un político de la U en el Ministerio de Trabajo; de un aliado de los conservadores en el Ministerio de Agricultura y de una cuota técnica en Cambio Radical en el Ministerio de Salud, como contamos.

Si bien el MinTic no es un ministerio políticamente relevante, desde que se expidió la Ley TIC, que le da más control al gobierno en aspectos como la regulación de comunicaciones, la cartera ganó más dientes. Además, tiene presencia con 949 puntos ‘Vive Digital’ de acceso a Internet en todo el país, una nómina de contratistas en el servicio postal 472 -que en época de Santos fue un fortín de Cambio Radical- y 1.4 billones de ejecución anual.

Quien llega

Abudinen es una abogada barranquillera, que ha hecho la mayor parte de su carrera en el sector público, arrancando en 2001 como auxiliar de la Corte Constitucional; entre 2002 y 2008 trabajó como consultora del BID y luego por un año como consultora del Banco Mundial; para 2011 era secretaria de Educación de la alcaldesa barranquillera y charista Elsa Noguera; en 2013 fue directora de primera infancia del Icbf y en 2015 volvió a Barranquilla para asumir la secretaría de Educación en la alcaldía de Alex Char

En 2017 fue la última directora del Icbf del gobierno de Juan Manuel Santos y a partir de agosto de 2018, entró al gobierno de Iván Duque como consejera de las regiones en Palacio.

Tiene la doble condición de ser amiga del Presidente desde hace 20 años porque trabajaron juntos en el BID y al mismo tiempo ser parte de la poderosa casa Char de Barranquilla, a quien Duque se ha acercado y cuya bancada en el Congreso de diez miembros eventualmente puede necesitar para sacar adelante sus proyectos.

También es muy cercana a los hermanos Daes, unos de los supercontratistas de Barranquilla.

Por esa cercanía es que dentro del Barranquilla político y del Congreso, Abudinen fue vista como cuota de los Char durante el gobierno de Santos y ahora con Duque.

En Palacio, dos fuentes nos dijeron que su llegada no hace parte de las componendas políticas de Cambio Radical (el partido de los Char) con Duque. “Es una decisión de absoluta confianza del Presidente”, nos dijo uno.

Una versión similar nos dieron los seis congresistas de ese partido con los que hablamos para esta historia. “Eso es enteramente de Duque, a nosotros no nos dijeron nada”, nos dijo uno del ala charista y los cinco más, entre charistas y vargaslleristas, respondieron de la misma manera.

En todo caso, las intenciones de que el clan entre formalmente al Gobierno no son nuevas.

Como contamos a inicios de año, el Presidente le propuso al saliente alcalde Alex Char formar parte de su gabinete, que él rechazó por la baja popularidad del mandatario y su posible aspiración presidencial en 2022. 

Y cuando el MinSalud fue asignado a Cambio Radical, los Char se quedaron con el Viceministerio de Salud, a cargo de Luis Moscoso, quien venía de ser secretario de Salud de Jaime Pumarejo, actual y el tercer alcalde charista de Barranquilla. 

El jefe de la cartera, Fernando Ruiz, es visto dentro de la bancada como un aliado de Germán Vargas Lleras, el contrapeso de los Char dentro del partido.

La Silla no conoció de una intención explícita de Duque de darle todo un Ministerio a los Char, pero la cercanía de Abudinen a esa casa y a los políticos charistas sí le ayuda al Presidente para mantener una relación estrecha con el clan. Y en general, con los políticos del Congreso, porque Abudinen como consejera regional y consejera política encargada hasta hace unos meses, logró convertirse en los últimos dos años en una figura clave para los políticos en regiones y en el Congreso para acercarse a Palacio.

Como consejera fue la encargada durante dos años de hacer los talleres Construyendo País, con una agenda que ella misma armaba con cada gobernador y alcalde del municipio que visitaba Duque cada sábado.  Así mismo, con los congresistas de la zona. 

“En la consejería uno le podía decir: ‘mira hay una situación en tal municipio, por qué no hacen un consejo de esos del presidente allá’, y a veces lo hacía”, nos contó un político charista.

Más recientemente en la pandemia, como contamos ayer, era con la jefe de gabinete y otra poderosa de Palacio, María Paula Correa, la encargada de llamar a los alcaldes y gobernadores para conectarlos con los ministros del gabinete para enfrentar las emergencias que surgían.

En el Congreso también fue una figura clave para sacar adelante los proyectos bandera del Gobierno. Así fue con la ley TIC, donde comenzó a acercarse al sector que ahora va a manejar, y fue uno de los apoyos que mandó Palacio a la ministra Constain para que la ley no se hundiera.

Según nos contó un exasesor que estuvo en la movida de esa ley y nos lo corroboró por aparte un congresista, Abudinen ayudó a que la bancada costeña del Senado aprobara la ley, al sentarse con cada uno de los senadores a contarles en qué consistía cada artículo.

Para ese momento, el Gobierno tenía la estrategia de concertar cada artículo con los ponentes y los congresistas interesados en plenaria, que eran casi todos, para que la ley pasara, como contamos.

En este caso, “Karen se fue con uno a uno y les decía cómo la ley le convenía para su región, con datos les mostraba cuántas conexiones habría, les hacía las cuentas. Ella fue artífice política de eso”, nos dijo el exasesor. “Eso ayudó, porque la Ministra regañaba a los congresistas”.

Eso también contribuyó a acercarla al gremio, como nos dijo el presidente de la cámara colombiana de informática, Alberto Yohai, un poderoso del sector, que aplaudió la designación.  

Otro miembro del sector de telecomunicaciones dijo que «Karen va a darle una visión regional importante…Y sobre todo, parece que va a ser más eficiente en que los procesos puedan salir bien sin que todo quede en manos de abogados».

La apuesta oficial de tener a Abudinen en ese cargo, según dijo Duque ayer, es cumplir su promesa de gobierno de aumentar del 50 al 70 por ciento la cobertura de redes de internet y telefonía al terminar su mandato, un salto necesario para implementar el teletrabajo, la educación virtual y la telemedicina en un mundo en pandemia.

Abudinen llega con la habilidad política pero sin los conocimientos a una cartera de corte eminentemente técnico, clave ahora para enfrentar dos retos complejos.

Dos megaproyectos son retos

Una vez hecho el anuncio de Duque en Palacio, asesores de la oficina de Abudinen comenzaron a pedir informes de cada dirección del Ministerio, los procesos de los viceministerios, las finanzas de la cartera y demás, para arrancar hoy viernes el empalme con Constain.

Posiblemente porque no tiene experiencia y conocimiento en el sector, según supimos, dentro del primer grupo de asesores de la saliente ministra Constain -quien venía de trabajar en Apple y Facebook- hubo molestia por el nombramiento.

No es una novedad tampoco que esa cartera sea dirigida por un político: tras la salida de Diego Molano, experto en el tema, de ese ministerio en la época Santos, el entonces presidente puso a David Luna, un político de carrera liberal. Lo raro es que Duque, que se precia de tener técnicos, ponga a alguien que no tiene más experticia política que tecnológica en el ministerio encargado de aterrizar su bandera tecnológica.

Si bien la idea de Palacio, según las fuentes consultadas allá, es que el Ministerio tenga un corte más regional, dos retos inmediatos que distan de ese objetivo.

El primero y más inmediato es la entrada en vigencia del contrato de comercialización del dominio .co, que fue adjudicado a la empresa CO Internet el 3 de abril. 

Ese contrato permite hasta 2025 que la empresa comercialice el dominio .co ante otras empresas y le dé ganancias por esas ventas al Estado.

El dominio .co le pertenece al Estado colombiano y a su vez es una de las direcciones más apetecidas del mundo porque se relaciona con marcas, compañías y corporaciones comerciales. 

En los últimos años, según registros del MinTic, ha habido 2.2 millones de ventas de ese registro en internet y ha representado 41 mil millones de pesos para el fondo público de las TIC.

La saliente ministra Constain presentó la venta del dominio como un gran logro para Colombia porque la Nación recibirá el 81 por ciento de las regalías de las ventas que se hagan de las páginas de Internet con la sigla .co.

Sin embargo, el 20 de abril la Procuraduría pidió suspender el proceso, abrió investigación a la secretaria general de la entidad, Luisa Trujillo, por irregularidades en la adjudicación y pidió revisar cómo se llevó a cabo la asignación de las ofertas económicas de los proponentes.

Eso porque el oferente que perdió, el consorcio colombo-inglés-alemán DotCo, denunció que el Ministerio erró su cálculo en la evaluación de las propuestas económicas durante la audiencia, al parecer, por un error en el excel que usaron para la licitación.

El Ministerio, en respuesta, alegó que no hubo irregularidad, que los oferentes estuvieron en tres sesiones previas y no presentaron quejas de la fórmula aritmética y pidió revisión de todos los procesos.

Como la adjudicación no se puede echar para atrás jurídicamente, el Ministerio suspendió la firma del contrato hasta este 8 de mayo, fecha límite que, por norma, se tiene que firmar la adjudicación. Así que firmar el polémico contrato será una de las primeras labores de la nueva Ministra.

El segundo desafío es mucho más técnico y tiene que ver con la subasta del espectro electromagnético, que también investiga la Procuraduría.

Esa subasta permitía adjudicar las licencias a los operadores de telefonía móvil, ampliar la cobertura de señal celular para que sea de última tecnología y conectar a más regiones y usuarios en el país.

Arrancó en diciembre y terminó en febrero con controversias porque la firma islandesa Partners compitió con los operadores Telefónica, Claro y Tigo para quedarse con un pedazo (bloque) de la banda del espectro de 700 megahertz y otro de los 2.500 megahertz. En el primero hubo un presunto error.

La empresa propuso comprar ese pedazo por 1.7 billones de pesos, 10 veces más de lo que se estaba ofreciendo por ese bloque (174 mil millones). Tras ganar la subasta, que dejó por fuera a Telefónica, Partners dijo que hubo un error de tecleo, que no ofertó 1.7 sino 174 mil millones y que retiraba su oferta. El Ministerio sancionó a la compañía con 42 mil millones de pesos, pero le mantuvo los otros bloques donde ganó la puja.

Por eso, la Procuraduría le abrió una investigación al director de industria del Ministerio, Jorge Barbosa, quien organizó técnicamente la subasta. 

Además, la decisión provocó una cascada de críticas de las demás compañías operadoras y de expertos como el crítico Omar Rincón, por lo bajo de la multa y porque Partners no iba a salir del negocio a pesar de que le había beneficiado haber apostado tan duro por la frecuencia menos apetecida. Además de demandas de las demás compañías.

Así las cosas, si bien Abudinen entra a la entidad con una gran cercanía a su jefe, con el apoyo de poderosos regionales y respaldo político, lo técnico de acá en adelante podría pasarle factura.

Tomado de La Silla Vacía

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Le puede interesar...

Síguenos

Categorias

Video