¿Por qué se enredó la reforma que hace cambios en las elecciones?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

La iniciativa contiene temas claves como la paridad de género en la política.

La reforma al código electoral, que trae modificaciones a la forma en la que los colombianos eligen a sus gobernantes, definitivamente se empezó a enredar en el Congreso.

Esta iniciativa, a juicio de expertos, no es solo necesaria sino que resolvería una materia pendiente que tiene el Legislativo, pues el actual código electoral viene desde 1986. Es tan antiguo que todavía hace referencia al bipartidismo, cuando hoy lo que rige es el multipartidismo.

En cuanto al ciudadano, el proyecto trae cambios como que el transporte el día de las elecciones será brindado por el Estado, “para que no termine al servicio de las maquinarias políticas como ocurre hoy en día”. La reforma también elimina los periodos de inscripción de cédulas y se establece un esquema en el que el Estado ubica al ciudadano en el puesto de votación según su dirección de residencia.

Igualmente, en los dos primeros debates se aprobó la llamada paridad de género, que obliga a que los partidos al momento de conformar sus listas de candidatos las integren por 50 por ciento hombres y 50 por ciento mujeres, lo que llevará a tener más mujeres candidatas.

No obstante, el proyecto tiene otros puntos que han desatado toda una polémica y tienen a esta iniciativa al borde de ser aplazada indefinidamente, especialmente tras las críticas del procurador Fernando Carrillo y el exvicepreisdente Germán Vargas Lleras, jefe natural de Cambio Radical

Uno de los puntos que causa preocupación en la Procuraduría tiene que ver con la eliminación de la llamada Ley de Garantías, que restringe la contratación pública cuatro meses antes de las elecciones.


“Es importante indicar que, en concepto del Ministerio Público estas prohibiciones son necesarias y proporcionales. En efecto, no toda la contratación está prohibida, solo lo está la contratación directa que es la que puede generar distorsiones en época electoral”, manifestó el procurador Carillo.

El jefe del Ministerio Público críticó también que la entrada en vigencia de esta reforma esté para 2022, pues considera que esto podría afectar las próximas elecciones, por lo que recomendó aplazar su vigencia a 2024 o 2026

Carrillo, en carta enviada al presidente del Congreso, Arturo Char, hace igualmente apuentes frente a la paridad de género. Reconoce que si bien es un avance que se logre que las listas estén conformadas 50/50, asegura que se debe exigir que un número determinado de mujeres haga parte de los 10 primeros inscritos, exigencias que de una u otra forma permiten materializarla igualdad, pues el hecho de que la mitad de candidatos sean mujeres no asegura que ella vayan a ocupar la mitad de los escaños en corporaciones públicas. El debate se calentó aún más con las críticas hechas por el exvicepresidente Germán Vargas Lleras, quien en su columna dominical de EL TIEMPO aseguró que ese proyecto “mejor sería hundirlo”.

“Concentrado en la nueva y descomunal estructura burocrática, el proyecto no se ocupa de lo realmente importante, como es garantizar elecciones libres y transparentes”, manifestó Vargas Lleras.

El exvicepresidente agrega que “todo lo relevante queda en manos del Gobierno Nacional, al cual le se otorgan facultades extraordinarias. Una vergüenza que el Congreso delegue esta responsabilidad legislativa que se extenderá a las plantas de personal para crear, modificar y reclasificar empleos, hacer incrementos salariales y crear varios fondos como el Fondo Rotatorio del Consejo Nacional Electoral, existiendo ya uno en la Registraduría”.

Renglón seguido, Vargas Lleras lanza una denuncia sobre la cual la Procuraduría anunció que abrirá indagación preliminar: “Lo que es cierto, y muy grave, es que el trámite de esta reforma se ha aceitado ya con más de 150 nombramientos de registradores y delegados e innumerables contratos. ¿O lo van ahora a negar? ¿Por qué no nos informan con qué criterios se hicieron estos nombramientos? ¿Quiénes fueron los afortunados? ¿Por recomendación de que personas? ¿Y qué garantías tendrán los demás candidatos, partidos y movimientos en las elecciones del 2022?”, dice la columna.

Estas críticas ya empezaron a generar efectos en el Congreso donde se pensando en aplazar la discusión hasta que se tengan más claros estos puntos, especialmente porque los reparos vienen del Procurador General y de Vargas Lleras, quien es jefe natural de una amplia bancada en el Legislativo.


Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Le puede interesar...

Síguenos

Categorias

Video