Los días difíciles que atraviesa Marta Lucía Ramírez

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Casos del pasado de su familia la han puesto a dar explicaciones a la opinión pública.

A pocos meses de cumplir dos años como la primera mujer vicepresidenta del país, Marta Lucía Ramírez atraviesa la etapa más difícil de su carrera, la cual se ha visto impactada por casos de los cuales son responsables miembros de su círculo familiar.

Aunque se trata de hechos del pasado y que no fueron protagonizados por ella, es innegable que esta situación tiene un duro impacto político en la vida de quien ha sido considerada como presidenciable.

El primer caso, revelado hace unos dos meses, tiene que ver con el negocio inmobiliario que su esposo, Álvaro Rincón, realizó hace 14 años con una persona que hoy es señalada de ser narcotraficante. Y el hecho más reciente tiene que ver con su hermano Bernardo Ramírez, de 58 años, de quien se conoció que fue detenido por tráfico de heroína en Estados Unidos en 1997.

Aunque ella tiene la certeza de haber dado las explicaciones suficientes, las consecuencias en sus aspiraciones políticas son difíciles de predecir. Por lo pronto, el tema da para que la oposición y otros sectores políticos exijan explicaciones y transparencia, mientras que el oficialismo y varios expresidentes salieron en respaldo de Ramírez.Las polémicas

Los hechos sobre su esposo se relacionan con el negocio que este tuvo con Guillermo León Acevedo, quien sería ‘Memo Fantasma’, un narcoparamilitar que ha logrado evitar los radares de la justicia por varios años.

Según un trabajo de InSight Crime, una fundación que se dedica a investigar el crimen organizado, Acevedo tuvo vínculos con el paramilitarismo y, supuestamente, con el narcotráfico. No existe, empero, sobre él una condena en firme por parte de las autoridades colombianas.

En 2006, una empresa de ‘Memo Fantasma’ realizó negocios con la constructora de la cual era socio en esa época el esposo de la Vicepresidenta. En ese momento, ninguna autoridad tenía a Acevedo en sus archivos ni bajo sospecha.

“Nadie puede venir a ensuciarme con una persona a quien jamás he conocido en mi vida”, respondió Ramírez, en abril pasado. Luego pidió que se avance en una investigación para que, “por toda actividad” de Acevedo “relacionada con paramilitarismo y narcotráfico, responda ante la justicia”.

En efecto, la Fiscalía está sobre el caso, y el propio esposo de la Vicepresidenta ha colaborado con el ente investigador.

El segundo episodio ha sido más sonoro. Todo porque, aunque ocurrió hace 23 años, el país no lo conocía. Según una investigación de Univisión, la odontóloga Alejandra Vargas, acusada de ser una mula del narcotráfico, señaló al hermano de la Vicepresidenta de ser “el jefe de la operación” de tráfico de estupefacientes por la que ella fue procesada.

Otro artículo en el medio ‘La nueva prensa’ aseguró que la hoy vicepresidenta “pagó en Miami” una fianza de US$ 150.000 para liberar a su hermano, procesado por tráfico de heroína, en Estados Unidos.


Ramírez respondió que se trataba de una “tragedia” que había vivido su familia hace más de dos décadas y que su hermano “pagó pena de cárcel por 4 años y medio, y hace 18 años quedó en libertad por cumplimiento de la pena”.

“Desde entonces, ha estado dedicado a trabajar, es un hombre de bien y junto a su familia lleva una vida decente y honrada”, afirmó.

Aunque es cierto que no se puede responsabilizar a una persona por los delitos que comete otro miembro de su familia, el punto clave de la discusión es si ella debió ocultar esa información. Sus críticos consideran que no, especialmente por su actividad política.

«De estos hechos he dado cabal información a las personas que en los diferentes momentos de mi vida laboral consideré que debían conocerlos».

“Este es un riesgo que siempre corrí a sabiendas de que el momento en que todo surgiera iba a ser muy doloroso, pero por eso lucho contra el narcotráfico, porque tengo la autoridad moral de decir que sé cuánto sufren las familias colombianas por el narcotráfico”, argumentó ella.

Desde la oposición, voces como la del senador Gustavo Bolívar señalan: “Los personajes públicos no pueden tener esqueletos en el armario. Nuestras vidas deben ser libros abiertos”. Y añadió que antes de ser ministra de Defensa y Vicepresidenta, debió haber contado ese episodio.

Entre tanto, el senador Gustavo Petro llevó el tema al Congreso y pidió la renuncia de Ramírez, a lo que se sumaron otros políticos opositores. También el senador Roy Barreras, de ‘la U’, cuestionó que la Vicepresidenta “ocultó durante 23 años que su hermano era narcotraficante”.

Por otra parte, varios expresidentes, en un hecho inédito, salieron en su defensa. Ernesto Samper Pizano (1994-1998), Andrés Pastrana (1998-2002) y Álvaro Uribe (2002-2010) alabaron sus condiciones y pidieron cesar los ataques personales.

“La conozco desde la universidad y trabajamos juntos”, escribió Samper. “Debe asumir su defensa, pero es mal precedente para la política colombiana, en medio de su polarización, llevar a lo personal las diferencias que nos enfrentan. Esto envilece la política”, agregó.

Dos de ellos que fueron sus jefes –Pastrana y Uribe– dijeron, además, que conocieron el hecho de su propia voz cuando fueron a nombrarla y manifestaron que, pese a ello, no dudaron en comprender que era del pasado. César Gaviria (1990-1994) cuestionó a quienes están pidiendo su renuncia y dijo que “aquí no hay delitos de sangre”. También se preguntó si quienes están promoviendo esta polémica estarían dispuestos a comentar su vida y su pasado.

El otro respaldo llegó del presidente Duque. “Pretender enlodar a una mujer digna y valerosa por la conducta de un familiar es un acto de vileza y difamación”, escribió en Twitter.

La Vicepresidenta llegó a este cargo de su mano, luego de un acuerdo político en el que participaron también Uribe y Pastrana, el cual se selló meses antes de las presidenciales de 2018.

Previamente, estuvo en los partidos de ‘la U’ y Conservador, fue ministra de Comercio Exterior, embajadora en Francia, jefa de la cartera de Defensa, senadora y aspirante a la Presidencia. Una larga trayectoria que ahora afronta su más difícil prueba política.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Le puede interesar...

Síguenos

Categorias

Video