Los caminos ante la concentración de poder presidencial

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Elección de Cabello como procuradora revivió discusión de la facultad nominadora del mandatario.

La presencia de postulados por el presidente Iván Duque en la Procuraduría, la Fiscalía y la Defensoría del Pueblo revivió la discusión sobre el poder que concentraría un mandatario en estos cargos y si, para evitar suspicacias, se debería reformar el modelo de selección de estos altos servidores del Estado.

La discusión la revivió la elección de la exministra de Justicia de la administración Duque Margarita Cabello como nueva procuradora general de la Nación, el jueves pasado, en el Senado. La nueva jefa del Ministerio Público fue ternada por el presidente Duque y compitió con los nominados por el Consejo de Estado y la Corte Suprema de Justicia.

Su elección en el Senado, donde obtuvo 83 votos, concitó el respaldo de los partidos políticos amigos del Gobierno Nacional, pero también de los declarados independientes y de algunos senadores opositores. Cabe recordar que en este cargo, históricamente, la mayoría de las bancadas se ha plegado al candidato que comienza a perfilarse como el ganador. Muchos senadores tienen alcaldes que los han apoyado para su elección y que son sujetos de sanciones por parte del Ministerio Público, así que prefieren tener a este funcionarios como amigo y no como enemigo.

En cuanto al fiscal general, Francisco Barbosa, y al defensor del Pueblo, Carlos Camargo, ambos servidores fueron elegidos de ternas que conformó el jefe de Estado. Por los lados de Barbosa, la elección la hizo la Corte Suprema de Justicia, y a Camargo lo eligió la Cámara de Representantes. Estas nominaciones llevaron a mucha gente a decir que el mandatario había logrado una moñona: tener Procurador, Fiscal y Defensor del Pueblo. Pero la gran pregunta es ¿qué podría significar esto en realidad?

Los primeros en comenzar a hablar de concentración de poder fueron los sectores opositores. Jorge Enrique Robledo, senador por el Polo, afirmó que la nueva jefa del Ministerio Público es una “empleada” del presidente Duque y que el “propósito” del mandatario es tener “una procuradora de bolsillo, que lo proteja a él, a sus amigos y a sus compadres políticos”. “Es el mismo camino que asumió cuando nombró a Barbosa de fiscal general, otro empleado y subalterno suyo, puesto allí con el obvio propósito de tener un fiscal amigo suyo, de sus amigos y de sus compadres políticos”, afirmó Robledo. }

Pero desde el Centro Democrático, el partido del mandatario, el senador Santiago Valencia afirmó que, por el contrario, el hecho de que los elegidos hayan sido postulados por el Presidente es “un buen mensaje de gobernanza” por parte de Duque. “Evidentemente, la oposición cumple su rol y dirá que son de bolsillo”, afirmó Valencia, quien defendió la “independencia” de los tres altos servidores.Proponen reformas

Más allá de estas opiniones, el hecho de que Procuradora, Fiscal y Defensor hayan salido de Duque revivió una vieja discusión de si debería modificarse la manera como se elige a estos altos servidores, para evitar suspicacias políticas. Una de las voces en darle esta dimensión al tema fue el expresidente del Congreso y senador liberal Luis Fernando Velasco, quien afirmó que estas elecciones son algo que “todos los gobiernos han intentado hacer”.

“Si queremos que esto no ocurra, se necesita una reforma estructural, política, que les dé mayor independencia a estos órganos de control y que le suba el perfil al Congreso”, afirmó Velasco. El senador Valencia, uribista, dijo que quienes hablan de concentración de poder tras la elección de Margarita Cabello en la Procuraduría “deberían presentar un acto legislativo que modifique la conformación de la terna y quitarle al Gobierno la posibilidad de un ternado”.

“La crítica no es al presidente Duque, sino a la forma de elección”, dijo el congresista antioqueño. Para el senador por Cambio Radical Richard Aguilar, la presencia de tres postulados por Duque en altos cargos no significa concentración de poder, “ya que los mecanismos de elección son diferentes” y los cuerpos colegiados que los seleccionan tienen diferentes sistemas para seleccionar. Aguilar dijo que, si se quiere, “se puede entrar en el debate sobre las funciones nominadoras del Presidente y de las altas cortes en estas ternas”, pero que este ha sido “el caballito de batalla” en varias reformas de la justicia que han fracasado.

El experto en temas políticos y docente de la Universidad Externado Jairo Libreros afirmó que “el modelo se tiene que cambiar” y que las suspicacias alrededor de Duque muestran que es el “momento” de hacerlo. Para la analista política Patricia Muñoz Yi, lo “ideal” es que haya “equilibrio” en estos cargos y que, para ello, “tocaría pensar, discutir, escuchar qué propuestas habría frente a la renovación de las cabezas”.

Por el momento, lo cierto es que en los dos años que restan de gobierno del presidente Duque, estos altos cargos estarán en manos de ternados por él, y la independencia con la que ellos actúen será la que responderá a quienes hablan de concentración de poder.



Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Le puede interesar...

Síguenos

Categorias

Video