Justo 16 años después de Katrina, llega el huracán Ida a tierras estadounidenses

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

El huracán Ida tocó a las tierras del sur de Estados Unidos en la tarde de este domingo, con vientos máximos sostenidos de 240 km/h. Justo 16 años después del paso del devastador huracán Katrina, el Ida se convierte en una de las mayores tormentas que ha ingresado al sur del país norteamericano.

Cabe señalar que, en comparación con el de 2005, de categoría 3 y que devastó gran parte de la ciudad de Nueva Orleans, el huracán Ida tuvo vientos mucho más intensos.

Por su parte, el Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés) calificó el fenómeno como “extremadamente peligroso”. Asimismo, informó que Ida tocó tierra cerca de Port Fourchon, Luisiana, al mediodía de este domingo.

Se ubica en la categoría 4 de 5 en la escala Saffir-Simpson, por lo que tiene la fuerza suficiente para causar graves daños a edificaciones, árboles y líneas eléctricas.

Al respecto, el presidente Joe Biden fue muy enfático en indicar que “este será un huracán devastador”. En ese sentido, hizo un llamado a los habitantes de Misisipi y Luisiana para que tomen precauciones, pues se trata de una situación muy seria.En algunos lugares, la inundación costera podría llegar a los 4,8 metros, dejando bajo el agua a gran parte de la costa baja de Luisiana, según indicó BBC.

¿Cómo se forman?

Por lo general, la formación de los huracanes, al menos más del 60% de estos fenómenos, obedece a una onda tropical. De acuerdo con el portal de la BBC, la onda empieza como una perturbación atmosférica que genera un área de relativa baja presión.

Normalmente, se forma en África Oriental a partir de mediados de julio y si encuentra las condiciones adecuadas para sostenerse, el área se traslada de este a oeste, con la ayuda de los vientos alisios.

Al llegar al océano Atlántico, la onda tropical puede ser la semilla del ciclón. Sin embargo, para que este se forme requiere de fuentes de energía, como el calor y el viento adecuado.

Más específicamente, se necesita que la superficie del agua esté por encima de los 27°C y que exista una capa espesa de agua caliente en el océano.

Asimismo, para que la tormenta se consume tiene que haber vientos con un giro horizontal que mantengan su fuerza y velocidad constante, a medida que suben desde la superficie del agua oceánica.

Por otro lado, debe de haber una concentración de nubes cargadas de agua y una humedad relativamente alta presente en la atmósfera.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Le puede interesar...

Síguenos

Categorias

Video