Estos son los protocolos que manejarán las iglesias para este Miércoles de Ceniza

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Comienza la cuaresma, y la iglesia católica emitió los protocolos de bioseguridad para poder celebrar dicho acto litúrgico en medio de la pandemia del Coronavirus.

Este miércoles, la iglesia católica celebrará el Miércoles de Ceniza. En dicho acto litúrgico, los creyentes en el credo católico reciben en la frente la marca con ceniza de una cruz. Este hecho implica el inicio de un tiempo de preparación, cuaresma, para la celebración de la Semana Santo, una de las fechas más importantes de la iglesia católica.

En esta ocasión, la celebración del Miércoles de Ceniza estará marcada por la pandemia, por lo que buena parte de los ritos de la fecha tendrán algunas transformaciones y cambios para cumplir con los requisitos de bioseguridad. Para este fin, la Conferencia Episcopal sacó una guía de los protocolos a seguir para celebrar el primer día de la cuaresma sin que el COVID sea una amenaza.

Aunque la cabeza de la iglesia Colombia dio libertad para que cada obispo determine el procedimiento de aplicación de la ceniza, se emitieron algunas recomendaciones que van en línea con las directrices dadas por el vaticano. La Conferencia Episcopal invitó a que solo asistan a misa los que están en condiciones de hacerlo. Además, bajo la recomendación hecha desde Roma, se sugirió que no se haga la marca de la cruz con la ceniza, sino que esta sea solo echada en la cabeza.

En caso de que no puedan asistir presencialmente, la iglesia colombiana sugirió que se unan a las celebraciones virtuales de cada parroquia. En estas conmemoraciones a distancias, se pidió a los creyentes que tengan un altar, un crucifijo, una biblia, una cinta morada y un mensaje bíblico escrito. La razón de estos objetos es garantizas que “desde la familia puedan comenzar a vivir la penitencia y conversión como preparación para la celebración y vivencia de la Pascua”. También se sugirió conseguir la ceniza bendecida por el párroco y, en caso de no lograrse, se podría hacer su propia ceniza quemando algunas hojas secas del jardín de la casa.

Por otro lado, la Arquidiócesis de Bogotá emitió sus propias directrices para esta fecha. En estas se fijaron tres formas en las que la ceniza podría ser aplicada. La primera es dentro de la misa, e implica que por primera vez esta marca se imponga al final de la ceremonia. Para este caso, se ha dispuesto que a los que asistan se les entregará la ceniza en la mano izquierda y ellos mismos se las pondrán en sus frentes. Los ministros de cada iglesia pasarán repartiendo la ceniza con una cuchara pequeña.

La segunda posibilidad es la imposición de la ceniza por fuera de la misa. Se dispondrá de templos, capillas, centros religiosos y otros lugares que “el sacerdote o laico pueda adaptar” para realizar la ceremonia. En este caso se buscará respetar los aforos máximos y que los “fieles” entren por grupos. Después del paso de cada grupo, se hará una desinfección del lugar, para luego dar paso al siguiente grupo.

La última modalidad dispuesta por la iglesia bogotana es la imposición de la ceniza a través de grupos familiares en los que sus miembros no pueden asistir a misa o ceremonia. En este caso, los sacerdotes de cada parroquia entregarían pequeñas porciones de la ceniza “para las personas que la soliciten con la sana intención de celebrar en casa”. Los canales virtuales de cada parroquia se dispondrían para la divulgación de esta última posibilidad.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Le puede interesar...