Erosión política

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

La democracia se está erosionando. Este hecho es casi imperceptible y viene de una serie de procesos electorales medianamente libres, al menos en buena parte del territorio nacional, e injustos en la mayor parte de este. Existe un deterioro político sostenido que ha ido destruyendo la democracia de manera quizás menos dramática que golpes militares, constitucionales o autoritarios, pero con igual fuerza. Ya sabemos que las instituciones por si solas no son suficientes para frenar autócratas, populistas y promesas antidemocráticas electas. 

Además, la emergencia social que habilitó con plenos poderes constitucionales al ejecutivo nacional y los subnacionales, redimensionados por una desmesurada delegación abusiva del presidente, gobernadores y alcaldes de las principales ciudades, ha pasado de poderes acotados para el tratamiento de la pandemia a la política; esto a través de la sustitución de la gobernabilidad por una gobernanza, mal aplicada, para favorecer unos pocos actores privados en detrimento de otros (la mayoría). No es como en Europa; en nuestro caso es a la colombiana, que amparada y legitimada en la emergencia nacional termina a favor de minorías de particulares en detrimento de lo público. Una parte de esas minorías ha perdido patrimonio y riqueza, pero más de la mitad de la población está perdiendo la totalidad de su patrimonio y su sustento diario. Sería preferible una gobernabilidad vertical en lugar de una gobernanza pactada por muy pocos y para esos pocos. La emergencia ha dejado de ser solamente social y se trasladó al campo de lo político y la política sin Congreso, partidos, participación y opinión pública.  Adquirió una dimensión política al reconcentrar el sistema nacional en minorías aventajadas y ventajosas, y al reposicionar el centro político de la Nación frente a la periferia subordinada al mejor estilo de la Constitución de 1886. Basta ver lo que ocurre en esta crisis en las comunidades indígenas, cárcel de Villavicencio y los departamentos del Amazonas, Chocó y Cauca.


No contamos con equilibrios democráticos sociales y políticos que nos salven de la demagogia, de los repetitivos anuncios y promesas que no llegan o no se cumplen y de la reinante tecnocracia que ha perdido su total capacidad de eficacia por estar diseñada con paradigmas de certeza y matrices con indicadores, procedimientos y conformidades elaborados en oficinas frías de burócratas públicos y privados. Este esquema está haciendo agua pues se soporta en la creencia de que instituciones legítimas justifican y legitiman toda forma de desigualdad, exclusión y violencia. Esto está llegando dramáticamente a su fin y podría arrastrar la democracia a un colapso. Para evitar que la actual crisis nos lleve al desorden e inestabilidad, se requiere más que de una gobernanza pactada con pocos, de una gobernabilidad soportada en instituciones funcionando y equilibradas democráticamente para lo público, lo cual demanda gobiernos elegidos, competentes y con convicciones humanistas. Para ello es insuficiente salir elegidos democráticamente; debe primar lo público.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Le puede interesar...

Síguenos

Categorias

Video