En el municipio de Páez, fabrican tapabocas terapéuticos, gel desinfectante y jabones

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Se promueven los saberes locales y la importancia de los conocimientos que tienen las comunidades indígenas generando empleos.

Sectores en el municipio de Páez, zona Tierradentro, se unieron para atender la emergencia sanitaria usando plantas medicinales y transformando bebidas artesanales como el chirrincho.

Ante la escasez de estos elementos sanitarios en el personal de salud del municipio, la Asociación de Cabildos Nasa Çxhaçxha en acompañamiento con el programa Pazadentro, la I.P.S. Indígena y el Vicariato Apostólico de Tierradentro desarrollan un trabajo de producción para fabricar estos necesarios artículos de protección y desinfección.

Este trabajo, explica Eliud Perdomo, coordinador del programa de Producción de Nasa Çxhaçxha, parte de la necesidad de aportar un grano de arena desde los saberes indígenas y las técnicas industriales de transformación de productos. “Estábamos desabastecidos de estos productos, el personal de las brigadas de salud no tenía como protegerse”.

Los tapabocas terapéuticos aportan múltiples beneficios a la salud, ya que se usan distintas plantas medicinales como el eucalipto y otras esencias que ayudan al sistema respiratorio.

Al día están produciendo  alrededor de 1.400 tapabocas, 12 personas trabajan en esta línea de producción en la sede del Vicariato Apostólico, donde Monseñor dispuso el espacio debido a que se encuentra la maquinaria para desarrollar el proceso de confección. “La meta a corto plazo es llegar a producir 3.000 tapabocas al día”, explicó Perdomo.

El gel antiviral es creado con aceites esenciales de diferentes plantas medicinales cultivadas en la región como el eucalipto y el limoncillo con el fin de que la guardia y el personal médico puedan desinfectar sus manos constantemente, ya que se encuentran en constante exposición al virus y se sabe que esta medida es una de las más eficaces para la prevención del contagio.

El chirrincho, bebida tradicional indígena se convirtió en una nueva iniciativa debido a la escasez del alcohol antiséptico a nivel regional y nacional, surge la propuesta de transformar la bebida artesanal conocida como chirrincho o chancuco que se produce en gran medida en la zona, este proceso se industrializó para realizar la extracción del alcohol que es usado en la elaboración del gel antibacterial.

Actualmente, este proceso se está llevando a cabo para cubrir las necesidades existentes en el municipio de Páez pero, posteriormente se busca atender a las solicitudes que se han realizado para poder suministrar a zonas como Inzá, Popayán y La Plata en el vecino departamento del Huila.

El proceso de producción

Por su parte, Adrián Valdés, coordinador del proyecto de producción de Paz Adentro, Asociación de cabildos Nasa Çxhaçxha en alianza con la Comisión Europea, proyecto del Fondo Europeo para la paz, indicó: “lo que se busca desde hace dos años es poder utilizar los recursos locales y mejorar las condiciones de las familias rurales”.

Las comunidades producen sus plantas aromáticas, medicinales y caña en las parcelas y un valor agregado que se encontró fue la transformación en aceites esenciales. De igual manera, producen alcohol que se extrae en plantas ubicadas en los resguardos indígenas de Chinas y Mosoco.

Desde hace dos años se innovó en los tapabocas terapéuticos que es una adición de aceites esenciales aplicados en la parte de la nariz, “que sirven como elemento antibiótico auto inhalante de eucalipto y el romero, hasta ahora se han producido 30 mil unidades”, reveló Valdés.

La chicha o chirrincho, (4 % de alcohol) también se somete a un proceso de destilación para alcanzar un 25 % de alcohol y después se hace la rectificación o concentración del 70%, que se utiliza para desinfectar, produciendo hasta ahora cerca de 600 litros. El gel antiviral se produce con el residuo líquido de los aceites esenciales, son 500 unidades de 350 centímetros cúbicos las producidas hasta el momento.

Los jabones se hacen con la planta cera de laurel autóctono del sur de Colombia, que genera grasa la cual se somete a un proceso de saponificación con legía, se agregan aceites esenciales y otros ingredientes y se usa en lavado de manos y con otra especie vegetal llamada chambimbe también se produce jabón para lavar la ropa y los utensilios.

De esta manera, trabajan en minga arduamente cada día para enfrentar la pandemia de la mejor manera y proteger a la comunidad del mortal virus; caminando en la sabiduría ancestral y articulándola con las formas tecnológicas de producción existentes.

Tomado de El Nuevo Liberal Popayán.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Le puede interesar...

Síguenos

Categorias

Video