¿Cómo será la relación de Colombia con EE: UU. en el gobierno Biden?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Carlos Urrutia, exembajador colombiano, analiza si habrá represalias y el tema con Venezuela.

El sistema electoral de Estados Unidos es uno de los más intrincados y difíciles de entender. Que no gane el que más votos populares tenga, sino el que obtenga más delegados en el Colegio Electoral, por ejemplo. ¿Por qué es así?

El sistema del Colegio Electoral fue una decisión muy temprana en la historia de Estados Unidos. Un consenso al cual se llegó entre los estados que conformaban la Unión en ese momento, para neutralizar un poco el hecho de que había unos que tenían una población grande y otros que tenían poca población, aunque un territorio importante. El criterio fundamental son los habitantes que tiene cada estado. Pero lo que está pasando es que ya van prácticamente dos elecciones, ciertamente, la del año 2000 y luego la del 2016, en las cuales el voto popular terminó favoreciendo al candidato perdedor.

Cosa realmente desconcertante…

Campanazos muy fuertes, que obligan a pensar en adoptar reformas del sistema electoral, que eviten que se presente ese resultado, que es absurdo. En una nación como Estados Unidos, con la democracia de mayor fuerza y tradición en el hemisferio occidental, eso hay que corregirlo. Lo que pasa es que no es fácil, entre otras razones porque desmontar el sistema del Colegio Electoral implicaría una reforma constitucional, que en el sistema americano son sumamente difíciles. Lo que se espera de la agenda de Joe Biden para Colombia

Pero ¿qué de malo tiene adoptar el sistema más sencillo de la democracia, consistente en que gana el que más votos populares saque?

Nada de malo. Pero los estados pequeños van a pensar lo contrario. El otro factor tiene que ver con el hecho de que este sistema terminó imponiéndose realmente como resultado de la pandemia, y es que la gente podía, en primer lugar, votar presencialmente antes del día de la elección, pero, además, podía mandar su voto por correo.

Y lo lógico sería que el día límite para la llegada de esos votos por correo fuera el día de las elecciones, para que no se sigan recibiendo votos después del cierre de las urnas…

Realmente es una combinación de factores, unos de carácter logístico y otros, fruto de la manera como operan los reglamentos electorales en los respectivos estados. El problema logístico es que fueron tantos los votos que se enviaron por correo que no alcanzaron a llegar, y los estados y el funcionamiento del correo, pues entró en crisis.

Estamos hablando de que hace cuatro años hubo 1’500.000 votos por correo, y esta vez hubo 100 millones, entre los votos por correo y los anticipados. Y contarlos requiere de muchos más pasos que los del voto presencial…

El correo aéreo tiene que entregar todos esos sobres, en los estados donde corresponden. Luego, cada sobre debe abrirse y cotejarse la firma. Es un tema logístico muy difícil de resolver. Pero además, el gobierno de Trump no hizo nada por facilitarlo, temiendo que favoreciera a Biden, y no le dio recursos extras al sistema de correos para agilizarlo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Le puede interesar...

Síguenos

Categorias

Video