Así pasó Frisby de ser un pequeño restaurante a un gigante del país

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Alfredo Hoyos, fundador del restaurante, falleció en la madrugada del lunes en Pereira.

Después de 75 años de vida, Alfredo Hoyos Mazuera, uno de los empresarios más queridos y reconocidos de Pereira, falleció.

Con su amplia y exitosa trayectoria en el mundo de los negocios, Hoyos deja un legado para quienes deciden emprender nuevos negocios y sueñan con, como él y su familia, tener una de las empresas más estables, recordadas y seguidas en todo el país.

Hoyos y su familia pasaron de tener una pizzería en una esquina de Pereira en 1977, a una cadena de restaurantes con 200 puntos de venta y la fuente de empleo de 3,500 colaboradores. Esto, no solo gracias a la idea innovadora de traer el pollo apanado a Colombia, sino a implementar un estilo gerencial muy poco explorado en Colombia.

Amigos y cercanos a este empresario pereirano y todos coincidieron en que la razón de su éxito fue su visión, relacionada no solo con generar empleo, sino con brindar oportunidades a sus empleados y darle al medio ambiente el valor que requería dentro de su nicho de negocio.

Germán Calle, amigo personal y también empresario de la capital risaraldense, aseguró que Hoyos se despidió del mundo haciendo lo que amaba, respetando y protegiendo la naturaleza, permitiendo vislumbrar que el desarrollo económico y la sostenibilidad pueden ser coequiperas.

“Alfredo fue un gran gestor empresarial, conciliaba perfectamente la responsabilidad de hacer dinero y fomentar el desarrollo social. Él escogió para morir una finca en la cuenca media del río Otún, donde podía oír el susurrar de los árboles y el viento, el canto de los pájaros. Dio su último aliento en la amada naturaleza que buscó siempre preservar”, sostuvo Calle.

Su secreto fue el trabajo en equipo

Para sus allegados, el secreto del éxito de Hoyos y su esposa, fundadores de Frisby, fue su carisma, su deseo de compartir conocimiento y de tener una empresa donde sus empleados fueran felices y pudiera proyectarse. Fundó para ellos una escuela de liderazgo, también un instituto tecnológico donde forma a sus hijos y otros jóvenes de Dosquebradas.

Mauricio Vega, líder gremial y gerente general de Autopistas del Café, al igual que otras personas que lo conocieron, asegura que Hoyos fue quien trajo al país el concepto de ‘Capitalismo Consciente’, una figura en la que el propietario no solo busca tener ganancias y aumentar capital, sino desarrollar su entorno y generar nuevos liderazgos.

“Por lo general los empresarios ven como crecen, tienen más ganancias, pero no cómo transforman la vida de la gente. Alfredo no solo vendía pollos, sino una experiencia y para eso necesitaba un equipo feliz y empoderado y para eso escogió a una gran compañera, todo lo que logró fue de mano de su esposa Liliana, ellos fueron una verdadera muestra de trabajo en equipo para alcanzar una meta en común”, apuntó Vega.

Los centenares de mensajes que circulan en redes sociales desde la madrugada de este lunes, cuando se conoció el deceso de Hoyos, son el reflejo de una de las cualidades más resaltadas entre quienes lo conocieron: la generosidad.

“Cuando hace unos años hacíamos ‘Expocamello’, una vitrina para emprendedores, era impresionante verlo de stand en stand, Allí preguntaba , enseñaba, aconsejaba a esos pequeños empresarios porque quería que todos fueran grandes y creo que eso habla de su personalidad, generosa no solo en obras, sino en conocimiento”, señaló Vega.

Por su parte, Victoria Eugenia Echeverry, presidente de Fenalco Risaralda, precisó que Hoyos es el mejor de los exponentes del ‘capitalismo consciente’ en Colombia.

Desde la Cámara de Comercio de Pereira, entidad con la que estuvo muchos años vinculado para apoyar a jóvenes emprendedores, indicaron que su visión de desarrollo fue vital para el crecimiento –no solo de Frisby- sino del ecosistema empresarial en la capital risaraldense.

“Sin duda pasará a la historia de Pereira ya que se trataba de una persona ejemplar, emprendedora y cívica cuyo legado será indeleble para las futuras generaciones. Durante muchos años invirtió en esta ciudad no solo sus recursos, sino su tiempo y conocimiento, que es uno de sus grandes legados”, precisó el presidente de la CCP, Jorge Iván Ramírez.


Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Le puede interesar...

Síguenos

Categorias

Video